Espai Carme Thyssen

La exposición

Ciudades y espacios habitados

Del 14 de julio al 13 de octubre

Sisley-Kandinsky-Hopper

Colección Carmen Thyssen

Desde mitad del siglo XIX el arte vive una serie de cambios importantes que marcarán la ética y la estética del siglo XX.

Algunos de sus principales protagonistas internacionales forman parte de esta exposición (Gauguin, Sisley, Kandinsky, Kirchner, Delaunay, Kupka, Stepanova, Hopper, ...). Sus obras entrarán en diálogo con artistas catalanes (Urgell, Meifrèn, Martí Alsina, Granero, Amat, Tarrassó, ...).

Sensaciones y emociones emanan de la misma naturaleza de la pintura.

El objetivo es despertar los sentidos a través de la percepción y buscar en el arte la mímesis profunda, abstracta, del lenguaje sensible. La fascinación que se desprende de instantes congelados, de instantes eternizados, de instantes que continuamente devuelven al presente como experiencia vivida.

La exposición en detalle

​Un itinerario por la muestra

  • I. Trascendencias del Realismo

    I. Trascendencias del Realismo

    América y Europa dialogan en este espacio impregnado siempre por un sustrato romántico de diversa intensidad.

    El conjunto de estas obras de la segunda mitad del siglo XIX invita a mirar la simple captación de la realidad en una interpretación que tiene como objetivo la verosimilitud.

    La exaltación de la belleza de la naturaleza, las sensaciones trasladadas a la percepción del paisaje, el contraste de lo ideal y lo real, retratos de la atmósfera de una época.

    • Sala 1. Trascendencias del realismo. Obras de: Boudin, M. J. Heade, A. T. Bricher
    • Sala 2. Lugares para soñar. Obras de: Bamberger, Martí Alsina, Urgell
    • Sala 3. El hechizo del paisaje. Obras de: Bradford, Bierstadt, Meifrèn
  • II. Fragmentación de la luz

    II. Fragmentación de la luz

    La naturaleza humanizada irrumpe con el impresionismo. La pintura muestra el interés por representar el instante fugaz y conseguir dotar de eternidad a aquella impresión efímera.

    La sensibilidad del artista dotará de poesía la dureza del trabajo de los agricultores o las tareas del hogar. Se fragmenta el color, se desnuda la forma y se busca su esencia: la luz. La tela se convierte en un espacio donde el mundo vibra, la naturaleza late.

    • Sala 4. Fragmentación de la luz. Obras de: André, Gauguin, Sisley
    • Sala 5. La fragilidad de los instantes. Obras de: Amat, Nolde, Singer Sargent
    • Sala 6. Lugares reencontrados. Obras de: Barraud, Hopper, Mompou
  • III. Transfiguración del color

    III. Transfiguración del color

    Expresionismo, fauvismo, constructivismo, orfismo... se dan cita para exaltar la transfiguración del color y la emoción del gesto.

    La pintura ha entrado en un nuevo ámbito poniendo de relieve una visión completamente subjetiva del mundo que se aleja de la forma para adentrarse en la esencia, por eso se quiere acabar huyendo del referente tangible, de nada que distraiga el sentido de la búsqueda.

    En este camino hacia la abstracción era inevitable el encuentro con la música.

    • Sala 7. Transfiguración del color. Obras de: Kichner, Tarrassó, Villà Bassols
    • Sala 8. Acoplamientos musicales. Obras de: Delaunay, Kupka, Stepanova