Espai Carme Thyssen

La exposición

Ciudades y espacios habitados

Del 30 de junio al 13 de octubre de 2019

Iconografías. De Sorolla a Picasso y Valdés

Colección Fundación Bancaja. Colección Carmen Thyssen

La exposición transcurre de la modernidad de Sorolla a la contemporaneidad de Opie. Este recorrido de iconos comparte, de la mano de la luz de Sorolla, un enriquecedor paseo de idas y venidas a partir de las cuales se construye el habitar poético del mundo, haciendo un recorrido de casi un siglo entre voces de la pintura valenciana. Por el camino se reinterpretan mitos del pasado expresados en narrativas contemporáneas que han puesto de manifiesto la duda eterna de la huma- nidad y la búsqueda de la espiritualidad y que encuentra en el arte una de sus vías más maravillosas de expresión. Picasso llena de generosidad la mirada e invita a ver el mundo desde la coexistencia de ópticas múltiples, dejando atrás la mirada clásica y simple del renacimiento. Valdés muestra que el arte es mucho más que su imagen y su presencia y que el diálogo con el pasado es imprescin- dible para entender el pasado y aproximarse a los sueños. El deseo de una nueva era capaz de poner de relieve la esencia de la vida en su compleja simplicidad es lo que expresan las playas de Opie. Iconografías que transportan desde la luz del mediterráneo al alma del mundo.

El arte como manifestación visible de las expresiones de las culturas asume funciones como las de comunicar, educar y formar en valores. Las manifestaciones artísticas son Símbolos de identidad que permiten compartir elementos socioculturales, mediante el que poder adquirir concepciones y conocimientos, a los Contenidos de los que poden aportar una visión transformadora del mundo.

Una de las premisas que se plantea en la presente exposición, realizada a partir de una selección de la magnífica colección de la Fundación Bancaja, es proponer al espectador la experiencia de poder acercarse a la diversidad de lenguajes y relatos que se desarrollan desde la mirada analítica y sensible, el transcurso del siglo XX. Rehuyendo pero de unrelato historicista de pautas cronológicas para poner de relevo en los contrapuntos de influencias e intercambios entre autores, estilos y épocas.

La Capacidad del arte de hacer visible lo invisible, como decía Paul Klee, permite profundizar en el Significado del cual NOS rodea, mediante un acto de transfiguración capaz de revelar los sentidos Ocultos de la imagen. El mundo es en Tanto que existe como representación y por ESO la creatividad y el arte son elementos fundamentales a fin de Dibujar nuevos horizontes en la sociedad, hacernos a Todos cerca Gastronomía en Todos los sentidos que Pueda desplegar el concepto de inclusión. La educación por el arte es la forma de fomentar el Crecimiento humano y la educación estética es Fundamental para ESTE Proceso.

Partiendo de estas premisas, la presente exposición discurre entre Diferentes modelos iconográficos que muestran maneras varias de ver, interpretar, analizar y compartir costumbres, paisajes, Sentimientos, Deseos, anhelos, recuerdos, sueños ... que configuran nuestra visión del mundo.

Modelos a Tanto que son representaciones dignas de darle Seguimiento y interpretarlas en super Capacidad de albergar el alma impertérrita. Iconografías en el sentido que el significado alegórico y simbólico de las imágenes creadas por estos artistas pasan a formar parte del imaginario colectivo.

En nuestra sociedad es evidente el predominio del lenguaje de la imagen y el arte se convierte en la mejor ventana para imaginar, para estimular a los procesos creativos y experimentar. En este sentido, escuchar y aprender de las miradas de los artistas es un camino a recorrer para diseñar el futuro deseado.

Las obras de los artistas se convierten en modelos de representación y entre ellos se a utilizado como referente, para acercar lenguajes, para explorar o para desarrollar estéticas opuestas.

La exposición en detalle

​Un itinerario por la muestra

  • Iconografías de lo cotidiano

    Iconografías de lo cotidiano


    La modernidad en el tratamiento de la temática hace difícil poder situar estas obras dentro de la llamada pintura de género o costumbrista, que apareció como contraposición de la pintura histórica narradora de grandes hazañas. Si bien nos los temas están centrados en aspectos de la vida cotidiana, esta es un excusa para dejar fluir la potencia de la luz, de la composición y de las pinceladas. De la mano de dos grandes pintores, que dejarán tras de sí una influencia indiscutible, Sorolla y Pinazo, se despliega la clave del modernismo en la pintura valenciana. Ambos maestros pasaron por Italia en su época de formación, becados por la Diputación Valenciana. Allí entraron en contacto con la pintura histórica, que abandonarían para explorar las dimensiones de la vibración de la luz en el color. La vida social, el rol de los personajes en su ambiente socializador, la necesidad de comunicarse, el disfrute han sido los elementos que se han tenido en cuenta en la selección de las obras que forman este núcleo.

  • Iconografías del paisaje

    Iconografías del paisaje


    El arte ha influido en la manera de ver y entender el mundo. Desde la aparición del género de paisaje, la imagen que tenemos del mundo no es otra que la derivada de su representación. De ahí el desarrollo de iconografías que definen no sólo el aspecto dérmico de la naturaleza, en su visión más superficial de la forma, sino el alma del paisaje a través de la mirada sensible del artista que la interroga para comprender su esencia.

    Si en el anterior apartado se tomaba a Sorolla como hilo conductor e inspirador de una tradición en la manera de representar el cotidiano, ahora se analizará la construcción de un modelo iconográfico del paisaje valenciano de la mano de artistas que hacer para alejarse y desprenderse de la fuerte influencia del 'Sorollismo'. Las cinco obras que se han seleccionado en este apartado tienen como nexo común la representación de un paisaje sin presencia de figuras humanas.

  • Iconografías de la luz

    Iconografías de la luz

    Cuando se imagina la luz mediterránea de las costas de Valencia se hace inevitable el pensamiento de raíz romántica que se desprende del recuerdo de las playas pintadas por Sorolla. El recorrido de la exposición nos llevará a indagar en otras iconografías desarrolladas en el transcurso del siglo XX, que también definirán la poética de esta luminosidad, desde lenguajes que van alejándose de la figuración para acercarse a una dimensión más espiritual del paisaje. Una selección de piezas que quieren ser un homenaje a la luz, la geografía, la belleza y la espiritualidad del Levante.

    Siguiendo el leitmotiv que da entrada a cada uno de los apartados de este primer bloque expositivo, serán verano y Sorolla los encargados de iniciar este recorrido. La obra En el agua. Playa de Valencia (1908), corresponde al intenso periodo de trabajo del verano del mismo año, que daría como fruto el reconocimiento internacional de Sorolla gracias a la exposición celebrada en las Grafton Galleries de Londres. El mecenas y fundador de la Hispanic Society of America, Milton Huntington, visitó la muestra y quiso llevar la obra de Sorolla en Estados Unidos. El espectador identifica en esta obra los rasgos representativos de su pintura plasmados en una de las escenas más características de Sorolla, donde el agua, la arena, los niños, el movimiento y la luz y son los protagonistas. Una obra que pone en primer plano la tradición helenística en desnudez del chico y el drapeado del vestido de la chica. Sorolla sabe reinterpretar con un lenguaje moderno la esencia del espíritu de un legado ancestral plenamente Mediterráneo. Desde el punto de vista compositivo presenta como innovación la diagonal que traza con el borde del mar. Junto a este recurso con el que consigue profundidad y movimiento, pone en primer término la arena húmeda, regalando la eternidad del tiempo en la mirada.

  • Referencias iconográficas

    Referencias iconográficas

    Aquest espai posa de manifest el present heterogeni, en el que hi trobem una pluralitat de llenguatges i mirades que coexisteixen. Resulta interessant, resseguint el fil de la formació, de les inquietuds i interessos dels diferents artistes, que hi trobem coincidències, punts en comú, que en canvi donen com a resultat llenguatges completament diferents.

    Per exemple Navarro Baldeweg i Scully són dos artistes fascinats i que senten una gran admiració per Matisse, però la lectura que cada un d’ells en fa en la seva obra és completament divergent. Teixidor i Scully també tenen afinitats en els seus artistes de referència com a Rothko o Ad Reinhardt, malgrat després un es senti més atret en l’aprofundiment de l’estudi tècnic de la pintura i l’altra confereixi un discurs de caire conceptual a les seves construccions de color. En canvi a Renau i Armengol, els atrau la idea de la revisió en la representació de la mitologia clàssica.

    L’obra de Navarro Baldeweg, Paisatge (1993), encara reprèn el fil de la iconografia aplicada al paisatge, però en aquest capítol de l’exposició es vol posar l’èmfasi en les referències iconogràfiques de caire estètic que marquen la manera com cada artista ha anat creant el seu llenguatge. El seu cas serà l’aspecte més desenfadat, alegre i voluptuós de l’obra de Matisse el que interessa a Navarro Baldeweg quan realitza els seus paisatges.

  • Iconos míticos: Picasso

    Iconos míticos: Picasso

    Picasso y Jacqueline se conocen en 1952 y comienzan su vida en común en 1954, quedarán juntos hasta la muerte de Picasso en 1973.

    En 1955 Picasso adquirió La Californie, fascinado por la luminosidad del interior de la casa, que convertiría en su estudio, y por la amplitud del jardín lleno de palmeras. En La Californie residieron hasta el 1961 y representó una de las épocas más felices de la vida de Picasso.

    Tanto para fotografías como para obras, como el mismo Cahier de La Californie (1955), las imágenes del interior de esta casa señorial de techos altos y paredes blancas, que será estudio y residencia en el mismo tiempo, son muy conocidas. Es remarcable la influencia de Matisse en estas piezas, que puede ser interpretada como un homenaje de Picasso a Matisse, sobre todo teniendo en cuenta el impacto que causó la muerte de este al poco tiempo de instalarse Picasso en la nueva casa. Un espacio que sin lugar a dudas le recordaba a su amigo personal y rival artístico, en el sentido de que los enormes ventanales evocaban aquellos paisajes entre el interior y el exterior que tanto interesaban a Matisse.

  • Iconos míticos: Manolo Valdés

    Iconos míticos: Manolo Valdés

    La obra de Valdés puede ser interpretada como una serie de reflexiones en torno a los aspectos constitutivos del oficio de pintor. Su obra muestra una absoluta libertad formal. De hecho parece tomar los modelos de nuestra memoria cultural para escudriñar su alma, y ​​una vez disecada nos muestra su orografía esencial. Valdés pone de relieve la parte más visceral del arte haciendo flotar toda la belleza poética. De esta manera consigue atrapar la eternidad en cada una de sus obras. El alma toma cuerpo y la forma no es más que un pretexto para descifrar los contenidos de la representación, una herramienta con la que experimentar.

  • Iconos míticos: Julian Opie

    Iconos míticos: Julian Opie

    Las obras de Julian Opie ha transformado en un código estético fácilmente reconocible. Entre la tradición pop, geométrica y minimalista, pone en valor los lenguajes sintéticos y digitales, por lo que adapta los medios que ofrece la tecnología para representación de la contemporaneidad. Su enorme capacidad de conectar con el espectador radica en la búsqueda y utilización de un sistema de representación en el que éste está acostumbrado, que le ha convertido en cotidiano y que le muestra la forma en que la mayoría de los mensajes que se reciben son a través de la imagen. El lado más clásico de su obra la logra conjugando modernidad y vanguardia para representar un mundo que no es invención sino transformación. En su concepción del arte, Opie se preocupa de los procesos como se manifiesta en su interés por la tecnología, de la lógica en la manera de afrontar el análisis del entorno y de la eficiencia en su interés para comunicar de manera directa y sencilla con el público